¡Precio rebajado! VIVIR SIN PARAR Ver más grande

VIVIR SIN PARAR

0021

Usado

SOLO EN DVD

Paul Averhoff fue una leyenda como corredor de maratón. Incluso ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne en 1956. Pero los días de gloria han pasado. Ahora tiene más de 70 años y vive con su esposa Margot en un asilo donde para entretenerse solo puede elegir entre el coro o las clases de manualidades. Y no aguanta más.

Más detalles

3 artículos

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

2,55 € impuestos inc.

-63.1%

6,90 € impuestos inc.

Añadir a la lista de deseos

Pago Seguro
Pago Seguro

Más

Título: Vivir sin parar

Año: 2013

Duración: 114 min.

País: DE.jpg Alemania

Director: Kilian Riedhof

Guión: Kilian Riedhof, Marc Blöbaum, Peter Hinderthür

Música: Peter Hinderthür

Fotografía: Judith Kaufmann

Reparto: Dieter Hallervorden, Tatja Seibt, Heike Makatsch, Heinz W. Krückeberg, Frederick Lau, Otto Mellies, Mehdi Nebbou, Katrin Saß

Productora: Neue Schönhauser Filmproduktion

Sinopsis: Paul Averhoff fue una leyenda como corredor de maratón. Incluso ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne en 1956. Pero los días de gloria han pasado. Ahora tiene más de 70 años y vive con su esposa Margot en un asilo donde para entretenerse solo puede elegir entre el coro o las clases de manualidades. Y no aguanta más. Como terapia se calza sus viejas zapatillas y ante el asombro de compañeros y cuidadores empieza a correr a diario por el parque de la residencia dispuesto a prepararse para la maratón de Berlín y repetir viejas hazañas. Con su empeño consigue el apoyo incondicional de “casi” todos sus vecinos de residencia. Pero las circunstancias propias de su edad le hacen caer en una gran depresión. Tendrá que buscar fuerzas para recuperar la ilusión, alcanzar su objetivo y cumplir la promesa que ha hecho a Margot.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

VIVIR SIN PARAR

VIVIR SIN PARAR

SOLO EN DVD

Paul Averhoff fue una leyenda como corredor de maratón. Incluso ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne en 1956. Pero los días de gloria han pasado. Ahora tiene más de 70 años y vive con su esposa Margot en un asilo donde para entretenerse solo puede elegir entre el coro o las clases de manualidades. Y no aguanta más.